¿Escuchas? ¿O sólo esperas tu turno para hablar?