Las musarañas pintaban la pared de blanco y el infinito absurdo de mi ego llegó al punto más álgido construir un castillo de arena pero el agua lo derribó por eso sé que soy frágil y pronto me di cuen...