Es mejor tener como compañero un buen libro que una mala persona. Excelente reflexión