Los populares frenan su ascenso y las expectativas electorales dan un vuelco tras las elecciones en Castilla y León