La verdad era que me acosté pronto no podía parar de pensar en el amuleto. Sería a las 11 de la noche más o menos y mi cabeza no dejaba de pensar en el amuleto. Mis pensamientos racionalizaban con inq...