En este mundo no hay nada más verdadero que el amor