En días de ánimos bajitos, me dedico a releer cositas que mis peques (y papis) me han ido escribiendo a lo largo del tiempo.