Los platos de internet de Starlink parecen servir para algo más que poder recibir las señales de los satélites.