La surrealista escena tuvo lugar en un centro de salud de Brasil y fue compartida en redes sociales