Una abuela no tiene precio, es un tesoro en peligro de extinción. Sabes que no estará siempre, y consciente de ello intentas aprovechar cada instante que puedes vivir con ella. A mi edad (33) es la ún...