El telescopio Webb de la NASA arroja luz sobre la evolución de las galaxias y los agujeros negros.