Las asociaciones agrarias piden la dimisión del ministro de Consumo por sus polémicas declaraciones en el diario británico “The Guardian” e incluso amenazan con acciones legales si no rectifica