En un reino muy lejano vivía un rey al que amaba la caza. Todos los domingos disfrutaba de sus monterías y siempre cazaba algún ciervo o jabalí, trofeo muy preciado por miembros de la corte. Una mañan...