Los SSD están sufriendo una bajada de precios generalizada que puede llegar hasta el 50% de su coste original. ¿A qué se debe?