Llamando a  la poli, ya que gracias a Dios que llevaba mis manos libre, y aun en una carrera sin rumbo, con un feminicida  detrás de mí. Con el corazón a mil, tomando en cuenta que hace bastante tiemp...