La Cámara catalana impulsa una nueva guía para sancionar a los agresores y reparar a las víctimas