El operador británico elige el parque eólico marino más grande del mundo para equilibrar el voltaje de la red