EL MUNDO DE GRENSI

Original
This publication's author has indicated that the content is his/her own.
Your avatar
by
Cuentahistorias
Your avatar
by
Cuentahistorias
EL MUNDO DE GRENSI

    Grensi  es un gran reino. Está dividido en dos  continentes: Micsi y Lorom. Miscsi es una extensión bastante grande. Su clima es tropical y abundan  profundas  selvas. En el corazón de Miscsi, viven los Mojes.  Es una gran familia de elfos que no conoce la maldad. Estos elfos  siempre viven rodeados de amor e incluso son inmortales. Su misión es proteger Micsi de cualquier intruso.  ¡Qué gran contraste el de Micsi y Lorom!  Lorom es un continente seco,  sin río alguno,  ni  vegetación. Es un lugar terrorífico, plagado de monstruos. No en balde nadie se ha atrevido a entrar allí.

     Parte de la familia de los Mojes es  Kimberly, una elfa hermosa de cabellos rubios. Ella es muy  valiente y su arma preferida, el arco. Kimberly estaba en su barcaza. A ella le encantaba navegar y sentir el viento. Un fuerte temporal saltó y comenzó a mover la embarcación violentamente. La hermosa elfa sufrió un fuerte golpe en la cabeza y se quedó dormida. La barca se vio envuelta en una fuerte corriente y fue arrastrada, pero Kimberly seguía dormida.

    Cuando el sol despertó a Kimberly, se dio cuenta de que tenía una herida pequeña en la cabeza, que le había sangrado bastante. Aunque estaba algo aturdida y desorientada, se bajó de la barcaza y caminó por la orilla. Era una tierra desconocida, donde hacía mucho calor y no había ni un triste árbol. Kimberly se colgó el arco en el  hombro y caminó por la playa seca.  Era una playa muy extensa. La elfa estuvo mucho tiempo caminando y la playa había desaparecido en la distancia. Caminó tierra adentro. No tenía rumbo y ni siquiera algo para comer.

     La elfa caminó por una llanura muy seca y extensa. En la distancia observó una sombra. No podía identificarla,  porque estaba demasiado lejos. Cuando se aproximó, vio una especie de reptil gigante. Era como una serpiente con cuatro patas y su boca era enorme. El reptil se arrastró rápidamente hacia la elfa.  Ella corría para escapar del horrible monstruo. Kimberly era muy hábil y subió por unas rocas. El saurio casi la captura con su potente mandíbula. La elfa se ocultó en un pequeño hueco entre las rocas. La bestia introdujo sus afiladas garras e hirió a la elfa en la pierna derecha.   Sin embargo,  Kimberly atinó a cargar su arco y les disparó a los ojos del animal. El reptil murió de inmediato.

    Una voz muy bajita llamó la atención de la elfa:

    –Has matado al monstruo. Bienvenida a Lorom, el continente más seco. Este lugar está lleno de monstruos. Soy Niffmi, la duende. Desde hace cientos de años, quedé atrapada en este continente. Yo vivía en Micsi, pero las fuertes corrientes me arrastraron hasta aquí. Me gustaría volver –dijo la duende.

    –Mi nombre es Kimberly.  Justamente salí con mi barca. Una fuerte tormenta me trajo aquí. Odio este lugar… ¿Cómo pueden vivir aquí los monstruos?  No hay nada de alimento. Es un placer haberme encontrado contigo;  me da mucha alegría no estar sola. Ese monstruo casi me devora -aseguró Kimberly.

     Niffmi y Kimberly siguieron caminando hasta llegar a un lugar de  ensueño. Era un paraíso en medio de un desierto. Había palmeras cargadas de dátiles y un pequeño arroyo. Había cientos de ciervos y otros animales saciando su sed.

     –Aquí vivo yo. Es un lugar mágico. Este continente era así, pero la maldad secó todo Lorom –dijo la duende.

    –Vamos a luchar contra la maldad. Ahora somos dos, pero con nuestro fuerte corazón podremos arremeter  y luchar contra el mal –dijo la elfa.

     Niffmi  condujo a Kimberly por un lugar volcánico. La atmósfera era casi asfixiante. El calor era gigantesco. Del volcán salió Krun, el monstruo del volcán. Kimberly pudo acabar con la vida del monstruo, como por arte de magia.  La duende estaba impresionada.

    –Has matado a Krun, un monstruo muy dañino.

    Siguieron caminando el continente. Llegaron al lugar de los Ans, que eran unas arañas gigantes. La elfa consiguió matar a todas las arañas.

     El continente sufrió una nueva transformación. Comenzó a llover y se formaron grandes lagunas. La hierba brotó  y Lorom volvió a la normalidad. Miles de animales salieron de distintas zonas, poblando todo el continente y Kimberly consiguió la paz en Lorom.

     La elfa y la duende arreglaron su embarcación y volvieron al mar. El mar ayudó a Kimberly y llegaron a Micsi. El pueblo Mojes gritaba de alegría al ver a Kimberly, la elfa que consiguió un continente perdido en un paraíso. El reino de Grensi creció y ambos continentes fueron poblados por elfos y duendes.

1
Relato
Cuento
Lectura
Historia
The author does not have active monetization, this is the estimated revenue this post would have generated
Donate
Cheer up, leave your comment