La incertidumbre desencadenada por el panorama internacional no se deja notar de momento en el mercado laboral español, que en marzo sumó 140.232 nuevos cotizantes a la Seguridad Social, hasta el récord histórico de 19.834.505 afiliados, y ha restado 2.921 desempleados, si bien el ritmo de caída del paro se ha ralentizado.