El maravilloso efecto que produce la navidad en los niños, convirtiéndolos en su propia alma.