El Leviatán del siglo XIX: Babilonia Negra