El Leviatán del s.XIX: Ciudad degenerada