Quién no está con ellos es un "traidor", o en la versión catalana "botifler", y se lleva una buena ración de insultos e improperios. Un clima de hostilidad...