El hierro, camino al paraíso