El debate abierto, a veces descarnado, sobre la lengua catalana suma hoy un nuevo episodio. El Govern ha presentado una querella ante el Tribunal Supremo contra las