Las transacciones en criptomonedas de más de 600,000 rublos (aproximadamente USD 8,000) tendrán que declararse o se considerarán un acto delictivo