Este combustible verde podría sustituir en pocos años a los motores diésel y convertir este transporte colectivo en el más sostenible