En plena escalada de los precios de la luz, varios países europeos han anunciado que prolongarán la vida de sus centrales nucleares o sus intenciones de constru