El fondo Ben Oldman y el BEI se han unido para movilizar 200 millones en financiación a proyectos medianos de renovables en España y Portugal. Para lograrlo, la entidad financiera europea destinará 100 millones y el fondo aportará una cantidad similar para desarrollar cerca de 430 MW.