Dos temporadas de Juego de Tronos nos contaron el final de La Casa del Dragón, y sí, es tan trágico como te imaginas.