No es extraño caminar por Bruselas y encontrar pistas de presencia española, como el restaurante Llanes o el inequívoco bar Olegario. Fueron muchos los trabajadores que en los años