El cometa gigante, llamado Bernardinelli-Bernstein, tiene 137 kilómetros de ancho y no podremos verlo hasta 2031.