Padres y profesores han identificado un crecimiento de las actitudes xenófobas y machistas entre los jóvenes españoles, algo que ya había ocurrido en otros países europeos