El ataque de los periquitos asesinos, según la IA