Candidata a la categoría de mejor diseño de producción en los próximos Goya, la película de Rodrigo Cortés presenta una impecable factura técnica y artística