El ataque causa al menos 13 muertos, entre ellos varios menores, en el último bastión rebelde sirio