Condenados, fiscalía y acusación particular pactan una pena que no obliga a entrar en prisión por una agresión sexual en Estepona en 2018.