—Dime tú la verdad ¿es el sol sanador y protector del cuerpo y alma? —Inquirió en la inmediatez de su aterrizaje onírico.. —Es el sol el corazón de Dios, luminaria del Amor Creador. —Dulce voz aclaró...