Su piel era suave al tacto, limpia, fresca después de una infinita ducha. De su cuerpo aún se podía entrever el vaho saliendo de los poros de su cuerpo y desvaneciéndose en el aire de la habitación, i...