El llanto de la menor alertó a sus padres, que rompieron la puerta de la consulta para auxiliar a su hija