Se ha detectado una emisión de rayos gamma de muy alta energía procedentes de una explosión estelar del tipo conocido como nova recurrente.