En su caza por un Snorlax, los policías básicamente pensaron que tenían que "atraparlos a todos", pero a los pokémon, no a los ladrones