Se trata de una reliquia del pasado: florece desde hace 100.000 años y se encuentra a 200 kilómetros de la costa.