Dejarse llevar por el momento