Cuando el alma abre la memoria el corazón traiciona a la razón, porque vive anclado a su pasado donde el futuro se pintaba sin dolor.