-Ven. siéntate y cuéntame qué te corroe?. -Pasa que esto es demasiado frágil. Si me paro a pensar nada es lo que ese pequeño hubiese querido. -¿El qué, qué quieres decir?. -Esto, ya sabes... no soy...