El proyectil viajó cerca de 700 kilómetros y maniobró unos 120 de forma lateral para finalmente alcanzar su objetivo «sin error»