La justicia de Estados Unidos es imprevisible, particularmente cuando se juzgan los asesinatos de hombres negros a manos de la policía o de algún justiciero blanco. Es lo que le sucedió a Ahmaud Arbery en febrero del 2020, un joven afroamericano de 25 año