Decían que si una mariquita de color amarillo o naranja se posaba en tu mano era señal de prosperidad y buena suerte.. Y ahí me hallaba yo asomada a la ventana de mi cuarto, observando florecer la pri...