Con un día lluvioso nada que cerrar la noche un MacDonald’s